El CIS pronostica una abrumadora victoria socialista

La encuesta preelectoral del CIS coloca a Adelante Andalucía en segunda posición y sitúa a Partido Popular y Ciudadanos en un empate técnico

El PSOE-A ganaría las próximas elecciones con un 37,41% de los votos y una horquilla entre los 45 y 47 escaños. Pese a que algunos datos del CIS invitan a pensar en un posible descontento con la gestión de la presidenta Susana Díaz, los andaluces mantendrían unas elecciones más su respaldo al Partido Socialista. Aún así, el PSOE-A sigue lejos de la mayoría absoluta (55 escaños), por lo que deberán mirar a derecha e izquierda para gobernar la próxima legislatura.

La batalla, por tanto, parece que será por el segundo puesto. Aunque Adelante Andalucía posee una mayor intención de voto que sus rivales, estos están en posición de lograr más escaños que la confluencia de izquierdas. Tanto PP como Ciudadanos obtendrían entre 20 y 22 escaños según la encuesta, algo más que los 20 asignados a AA. El posible ‘sorpasso’ de la formación naranja al PP sigue en pie.

Por otro lado, la formación de ultraderecha VOX conseguiría el 3,17% de los votos y podría entrar en el Palacio de San Telmo gracias al apoyo almeriense, donde obtendrían un escaño. El auge de VOX parece perjudicar al Partido Popular, ya que el 4,7 % de los votantes populares en 2015 hoy serían infieles a la formación liderada por Moreno y votarían a VOX. Además, a esta fuga de votantes hacia VOX se suma el trasvase hacia Ciudadanos. Uno de cada seis votantes del PP en 2015 han traslado su confianza a la formación liderada por Marín. Estos datos han provocado la reacción de Moreno, declarando que “el CIS es un fake”. La lucha por el voto en la derecha será uno de los factores a tener en cuenta este 2D.

En lo que respecta a Adelante Andalucía, logran frenar la caída de Unidos Podemos a nivel estatal, manteniendo el mismo número de escaños obtenidos por IU + Podemos en 2015. Es un resultado que implica un enorme éxito para la coalición, ya que como confluencia de nuevo cuño solo obtienen la simpatía de un 2,8%. Estos datos preelectorales han sido celebrados por la líder de la coalición Teresa Rodríguez, manifestando que “Adelante Andalucía no tiene techo.” 

Pese al desgaste evidenciado por determinados datos, como por ejemplo el paupérrimo 15% de andaluces que consideran buena la gestión de Susana Díaz, el PSOE-A no se ve afectado electoralmente, manteniendo sus cifras de 2015. Parece que Andalucía adolece de alternativas al gobierno socialista, ya que la mayoría de andaluces que quiere un cambio de gobierno (58,4%) no se trasladaría a un cambio de gobierno en Andalucía.

Respecto a la distribución del voto por circunscripciones encontramos varios sorpresas. Destacan la explosión de VOX en Almería, con un 7,5% de intención de voto, y el auge de Ciudadanos en Cádiz, pasando del escaño obtenido en 2015 a una horquilla entre 3 y 4 escaños en la encuesta. La bajada del PP es generalizada en todas las provincias, incluyendo sus feudos clásicos, como Almería y Granada, donde perdería dos escaños.

En lo que respecta a los partidos más pequeños, solo VOX obtendría representación. PACMA lograría un 2,2% y el resto de partidos, entre los que se incluyen Andalucía Por Sí o EQUO Verdes-Iniciativa Andalucía suman un 0,67%.

Por último, podemos plantear una serie de notas sobre la parrilla de salida andaluza:

  1. El alto número de indecisos. El 29,6% de los votantes aún no tienen decidido su voto. En un panorama tan abierto parece que lo único que se puede afirmar es la victoria del PSOE-A.
  2. ¿Habrá ‘sorpasso’ en la derecha? La fragmentación del voto en el centroderecha y la extremaderecha perjudicará en mayor medida al Partido Popular.
  3. ¿Estará VOX en el Congreso de Andalucía? En el preelectoral del CIS supera la barrera electoral de 3% en un escaso 0,17%. En una situación así las apelaciones al voto útil pueden perjudicar a la formación de Abascal.
  4. El papel de los líderes nacionales en la campaña. Formaciones como Ciudadanos, debido al desconocimiento de la figura de Marín (menos del 50% de andaluces afirman no conocer al candidato naranja) requerirán de una presencia intensiva de las figuras de Arrimadas y Rivera. Respecto al Partido Popular, ya se ha confirmado la presencia de Casado en más de 45 actos. En una posición contraria, PSOE-A y Adelante Andalucía otorgarán menor relevancia a sus líderes nacionales. El presidente del gobierno Pedro Sánchez aparecerá poco en campaña debido a sus compromisos institucionales, mientras Rodríguez y Maíllo ya han señalado su aplauso a la presencia ‘puntual’ de Iglesias y Garzón, siempre que no se desvíe el foco de Andalucía.
  5. ¿Podrá Adelante Andalucía fidelizar al electorado de IU y Podemos? La competencia feroz para seducir al electorado ubicado entre el 3 y el 4 será clave para responder a esta pregunta. La enorme ventaja socialista (en torno al 25%) señalada en el preelectoral será complicada de mantener, debido a que más de un tercio de este electorado no son “leales.”
  6. Y, por último, la pregunta del millón, ¿afectará el desgaste al PSOE-A? Parece que los indecisos pueden castigar a la formación de la rosa, ya que en su mayoría se encuentran situados en las ciudades “dormitorio” y las ciudades entre 100.000 y 400.000 habitantes. Estos son grupos de población donde habitualmente el PSOE-A se ve perjudicado electoralmente, frente al medio rural donde mantiene su supremacía.
Dani Valdivia

Déjanos un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *